Archivo de la etiqueta: viajes

La Barcelona de… Santa Eulàlia

Hoy quería saber porque el príncipe de Asturias lo es también de Girona y es duque de Montblanc, luego he pasado a la guerra de la Sucesión Española, al decreto de Nueva Planta, a Rafael Casanova y, finalmente, a Santa Eulàlia, la patrona desconocida de Barcelona (tiene dos).

Para los curiosos que quieran saber la correlación, durante la batalla de Barcelona del 11 de septiembre de 1714, Rafael Casanova (el de la calle) blandía la bandera de Santa Eulàlia para enardecer a los últimos barceloneses. Casanova fue herido, la batalla perdida y se instauró el decreto de Nueva Planta, que eliminó la Generalitat catalana.

Pendones de Santa Eulàlia.

Pero, ¿quién era Santa Eulàlia?

Según la tradición cristiana, Eulàlia fue una niña, educada en el cristianismo, que vivió en las afueras de la ciudad de Barcino, en lo que hoy es Sarrià, a finales del siglo III (290-303). Su trabajo en la casa de sus padres era cuidar de las ocas.

  • A mediados del siglo XV en el llamado “El Desert de Sarrià”, se levantó una capilla dedicada a Santa Eulàlia, en un lugar donde tradicionalmente se consideraba que había nacido y vivido la santa. Más tarde, en 1578, el lugar se cedió a los frailes capuchinos que hicieron un convento.
Vista de Barcelona desde el jardín de los Capuchinos. Durante el asedio de 1714 el convento fue ocupado militarmente, pero buena parte de los capuchinos se pudieron quedar en él para atender el servicio religioso y el lugar fue respetado. La vida de este establecimiento se prolongó hasta 1835, cuando la comunidad fue suprimida.
Posteriormente, el espacio de “El Desert” se adaptó como centro de beneficencia, que todavía existe. El lugar está en el actual Passeig de Santa Eulàlia, la continuación del Carrer Major de Sarrià.

Con 13 años, durante el período de persecuciones a los cristianos del emperador Diocleciano (284-305 dC), Eulàlia se escapó de su hogar y fue a buscar al gobernador de Barcino, Daciano, para recriminarle las represiones. El gobernador, ante la negativa de la niña a renunciar a la fe cristiana, la condenó a trece martirios, tantos como años tenía:

  1. Fue encarcelada en una prisión oscura.

    El carrer de l’arc de Santa Eulàlia, entre el Carrer Ferran i Boqueria, era el sitio donde se encontraba la prisión de la santa.
  2. Fue azotada.
  3. En el ecúleo (potro de tortura) le fue desgarrada la carne con garfios.
  4. Luego fue puesta de pie sobre un brasero ardiendo
  5. y le fueron quemados los pechos.
  6. Las heridas le fueron fregadas con piedra tosca,
  7. para luego arrojarles aceite hirviendo y plomo fundido,
  8. además de lanzarla a una fosa de cal viva.
  9. El noveno tormento, uno de los más conocidos popularmente, consistió en ponerla desnuda dentro de un tonel lleno de cristales, clavos y otros objetos punzantes, siendo lanzada por una calle en bajada.
    Actualmente, en el número 9 de la calle Baixada de Santa Eulàlia hay una imagen de la Santa, acompañada de unos versos de Jacint Verdaguer que evocan este tormento.

    La baixada de Santa Eulàlia se encuentra en la juderia (el call) del barri gòtic de Barcelona, muy cerca de la plaça Sant Felip Neri.
  10. Posteriormente, fue encerrada en un corral lleno de pulgas. De ahí que el día 12 de febrero, la fiesta de Santa Eulàlia, “les puces són més grosses i piquen amb més furia” (las pulgas son más grandes y pican con más rabia).
  11. Fue paseada desnuda por las calles de la ciudad
  12. hasta el lugar del suplicio donde fue crucificada en una cruz en forma de aspa.
    En la Plaça del Pedró (confluencia del Carrer del Carme y Hospital) la leyenda sitúa su crucifixión, habiendo una fuente con una estatua de la santa. La obra actual es de Frederic Marès y data de 1952, ya que la original, de 1673 se destruyó durante la Guerra Civil.

    Otra leyenda sitúa la crucifixión en la antigua explanada de La Boqueria. En el siglo XII, con la construcción de la nueva muralla, se ubicó una puerta de acceso a la ciudad, conocida como Portal de Santa Eulàlia, por estar junto a una ermita dedicada a la Santa. Desde 1900 una estatua de la santa, delante del mercado de La Boqueria, recuerda la ermita desaparecida.
  13. Finalmente, fue decapitada.

Según la leyenda, durante su cruxifición se produjo una nevada, tapando la pureza de su cuerpo desnudo. Al final de su oración de que el Señor la tomara a Su Reino, la gente vio volar hacia el cielo de su boca una paloma blanca.

En el 878 los restos de la santa, que estaban enterrados en Santa Maria de las Arenes (donde se encuentra la actual Santa Maria del Mar), fueron trasladados a lo que hoy es la Catedral.

En lo que hoy es Santa Maria del Mar, antes hubo una arena romana y luego la iglesia de Santa Eulàlia, que finalmente se llamó de Santa Maria de las Arenes (¿en honor al anfiteatro romano?).

Según la leyenda, cuando la comitiva que llevaba el arca llegó a la puerta de la ciudad, el sarcófago se volvió tan pesado que resultaba imposible moverlo. En ese instante, apareció un ángel que señaló con el dedo a uno de los canónigos de la procesión. Este, arrepentido, confesó que se había quedado un dedo del pie de la santa como reliquia.

La Plaça de l’Àngel (parada de metro Jaume I) debe su nombre al ángel que, según la leyenda, se apareció aquí a la comitiva. En 1456 se colocó en esta plaza una imagen de la santa que presidía el arco de acceso a la calle Baixada de la Llibreteria, entonces Portal de Santa Eulàlia. En 1618 se instaló en la plaza un obelisco coronado por un ángel de bronce, cuyo brazo señalaba a la imagen de la Santa. Ambas figuras se eliminaron en el siglo XIX, aunque en 1966 una réplica del ángel fue ubicada en un balcón de la plaza.

Una vez restituido el dedo mutilado, los restos pudieron cruzar las murallas y se colocaron en el actual sepulcro de la catedral. De hecho, la catedral  de Barcelona está consagrada a Santa Eulàlia y se llama la Catedral de la Santa Creu i de Santa Eulàlia.

Cripta de Santa Eulàlia en la catedral de Barcelona.
  • En el centro del claustro de la catedral se encuentra un jardín con magnolios, grandes palmeras y trece ocas blancas. Las trece ocas simbolizan los años a los que murió Santa Eulàlia y, el color blanco, su pureza. La santa, como os he contado, cuidaba ocas en la casa de sus padres.
  • Desde 1868 Santa Eulàlia comparte el patronazgo de Barcelona con la Verge de la Mercè y, en honor a ella, la ciudad celebra en el mes de septiembre su principal fiesta mayor. La cultura popular atribuye a las lágrimas de Santa Eulàlia, triste por el olvido de los barceloneses, las lluvias que a menudo deslucen las celebraciones de La Mercè.

No obstante, existen serias dudas sobre la historicidad de la vida y martirio de Eulàlia de Barcelona, pudiendo tratarse de una versión local de Santa Eulalia de Mérida. La leyenda de Barcelona reproduce, además del nombre, múltiples hechos y tormentos de la santa de Mérida, pudiendo tratarse de una duplicación de personalidad hagiográfica (la hagiografía es la historia de la vida de los santos).

Aún así, ¡visca Santa Eulàlia!

Bye bye US!

Bueno, escribo desde el aeropuerto de Atlanta, el Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson, el más grande del mundo por tráfico de pasajeros así como por aterrizajes y despegues. Aquí me he despedido de Don que venía de Florida y nos hemos encontrado en una de las terminales para tomar una Coca-Cola. Ahora estoy en la terminal E, a punto de salir para Madrid, escuchando música en directo (jazz, hay un pianista, un batería y un saxofonista) y pensando en el último capítulo de Community que, como dije, iba a ser lo último que iba a hacer en EEUU.

Me abstengo de hacer mayores comentarios, pero me equivoqué y el homenaje no era a Juego de Tronos sino a Hermanos de Sangre, con lo que teniendo en cuenta que es una de mis series favoritas me ha encantado. No ha sido sublime y no supera a obras maestras como “Modern Warfare” o “Remedial Chaos Theory” pero está ahí muy cerca… Changtástico!

Alerta de mini-spoiler… leer sólo si se ha visto y se quieren dejar comentarios!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mejores momentos:

1) Changlorious bastards

2) Hawthorne arma letal

3) Shirlie en la batalla final

California’12 (III): Highway 1

Previously on California’12…

Acabábamos de pasar un par de días en San Francisco, pero nuestros aviones de vuelta a España e Illinois salían desde San Diego, de manera que teníamos que volver. La opción más bonita pasaba por recorrer la Highway 1, es decir, salir de San Francisco y, pasando por Santa Cruz, Monterey, Santa Bárbara y Los Ángeles, llegar hasta a San Diego. Como el recorrido era largo decidimos hacer noche en Santa Bárbara. No obstante, si alguien tiene nunca planeado hacer esto que sepa que más vale tomárselo con calma y hacerlo en varios días: es muy bonito y más vale ir despacio.

365 millas separaban San Francisco de nuestro destino. Así que cogimos el coche bien prontito por la mañana (aunque casi no podemos cogerlo porque no se creían que tenía el carnet haciéndose… en realidad fue culpa mía, que apuré demasiado en España, pero bueno, una historia larga) y nos pusimos en ruta. El coche era un Chevy super feo, pero nos salió barato y rodaba, que era lo que queríamos. Así que pusimos un poco de música, me cogí mi Mocca en un Starbucks en cuanto pude (ya es como un ritual) y nos dirigimos a Santa Cruz, nuestra primera parada, para hacer un brunch.

En cuanto acabámos el desayuno empezamos a darnos cuenta que los tiempos no cuadraban: tendríamos que haber llegado a San Cruz mucho antes de lo que hicimos, pero fuimos tirando a nuestro ritmo hasta Monterey (si a alguien le suena este Monterey posiblemente sea por el circuito de Laguna Seca y su famosa curva del sacacorchos). Visitamos la ciudad muy por encima y fuimos a Carmel, a unas pocas millas, donde había una antigua misión franciscana (1771, para ellos es antiquísimo pues implica que es antes de la creación de su país) fundada por un fraile mallorquín.

Después seguimos por la carretera disfrutando del buen día que teníamos, cruzando los múltiples parques naturales que adornan la carretera, yendo a una de sus playas y, en resumidas cuentas, parando cada dos por tres para hacer un par de fotos o tomar algo.

Al final se nos acabó la luz a medio camino, en Cambria, aunque realmente ya habíamos hecho la parte bonita que iba cerca del Pacífico. Nos quedaban, no obstante, unas cuantas millas hasta Santa Bárbara (unas 2-3 horas más de coche, pero bueno, al final llegamos, después de tener que ir hacia atrás, al hotel, que os enseñaré en la 4ª y última entrega del viaje, que además será cortita porque, sinceramente, fue lo peor del viaje: Los Ángeles.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Os voy a dejar como epílogo una canción que hubiéramos podido escuchar en la carretera y no hubiera desentonado. Se trata de “Elements and things”, de Tony Joe White, que escuché anoche en la season finale de Luck, uno de los mayores fiascos de la HBO. Pero ya os hablaré en otro momento de ello.

El Mississippi, Hannibal y Nauvoo

Si por algo es mundialmente famoso el Mississippi es por Mark Twain y sus dos personajes más célebres: Tom Sawyer y Huckleberry Finn.

Mark Twain (1835-1910) nació en Florida, Missouri, pero creció en una pequeña localidad de la ribera del Mississippi llamada Hannibal (Missouri), la ficticia St. Petersburg de ambos libros, unas 100 millas al oeste de Springfield.

Hannibal ha desarrollado con los años una bonita relación con el escritor, conservando las casas donde vivió y mostrando los supuestos lugares en los que se basan la mayoría de los hechos de sus libros como, por ejemplo, la valla que tiene que pintar Tom Sawyer y que, con una magnífica triquiñuela, hace pintar a otros niños haciéndoles creer que es todo un honor.

Otro de los sitios que se pueden visitar es la cueva donde Tom se perdió con su novieta Becky. La cueva (oportunamente llamada Mark Twain Cave) es una sucesión de estrechos pasadizos con grandes cantidades de murciélagos, entre cuyos residentes temporales se encuentra (y esto si que es verdad) el gran Jesse James, que dejó una de las múltiples firmas que tiene la cueva allá por el 1879 (la firma ha estado autentificada y se sabe que Jesse robó un banco en St. Louis pocos días después).

Como estaba avergonzado al no haberme leído ninguno de ambos libros me los compré allí mismo. En primer lugar porque son de esos clásicos que deben leerse y en segundo por una (hasta entonces desconocida) especial simpatía por Mark Twain. Dicha simpatía se debe, en primer lugar, a que mi principal modo de vida se debe a una frase que me encanta y que ignoraba que estaba atribuída al escritor:

It is better to keep your mouth shut and appear stupid than to open it and remove all doubt.

* Es mejor tener la boca cerrada y parecer estúpido que abrirla para no dejar ninguna duda (la otra frase parecida por la que me rijo, pese a no ser religioso, es “Dios nos ha dado dos orejas para escuchar más y una boca para hablar menos”).

En segundo lugar entra en juego uno de mis principiales axiomas de mi filosofía particular: la gente no cambia, no hay evolución. Al parecer, el Sr. Twain opinaba lo mismo hace unos 150 años:

A person’s nature never changes. What it is in childhood, it remains. Under pressure… it can partially or wholly disappear from sight, and for considerable stretches of time, but nothing can ever permanently modify it, nothing can ever remove it.

* La naturaleza de una persona nunca cambia. Lo que está en la niñez, permanece. Bajo presión… puede parcial o completamente perderse su pista, y por considerables lapsos de tiempo, pero nada puede nunca permanentemente modificarla ni hacerla desaparecer.

Después de comer en la ciudad, seguí mi ruta y me fui hasta Nauvoo (no confundir con Naboo malditos freakis, como yo también pensé), en hebreo “ser hermosa”, proyecto de comunidad utópica (se que proyecto y utopía hacen que sea un pleonasmo, pero no hay otra definición posible) y meca particular de los mormones.

Voy a intentar explicar brevemente que son los mormones pero os aseguro que es una tarea harto complicada:

  • La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, conocida popularmente como iglesia mormona, es una congregación religiosa cristiana fundada por Joseph Smith en el año 1830.
  • Sus fieles siguen las enseñanzas de Jesucristo, pero no se consideran parte de las tres vertientes tradicionales del cristianismo (católicos, ortodoxos y protestantes).
  • Su objetivo es restaurar el cristiano primitivo, ya que consideran que la iglesia católica apostató, es decir, dejó de seguir, tras la muerte de los «apóstoles originales», las mismas doctrinas, prácticas y ordenanzas de la Iglesia primitiva, debido a la introducción de creencias y prácticas paganas por influencia de las culturas griega y romana (cosa que, históricamente, es cierta).
  • Joseph Smith, después de un seguido de visiones de Dios y Jesucristo escribió el libro de Mormón, una especie de tercer testamento y se abocó a la tarea de difundir la nueva religión. Perseguidos y hostigados, marcharon hasta Ohio y Missouri donde consiguieron muchos adeptos y formaron varias comunidades.
  • Nuevamente perseguidos en lo que se conoce como guerra mormona de 1838, emprendieron un nuevo éxodo rumbo al estado de Illinois, que los recibió favorablemente fundando la ciudad de Nauvoo, habitada en aquel momento por 20.000 mormones.

  • Asesinado Joseph Smith por una turba enloquecida que quería a los mormones fuera de Illinois, la mayoría de éstos, bajo el mando de su segundo, se fueron de nuevo colonizando diversos terrenos inexplorados, fundando Salt Lake City (Utah), donde están los actuales centros administrativos.
  • Tras la muerte de Smith hubo, no obstante, múltiples escisiones y ramas de la vertiente original, cada una más rara que la anterior.
  • Utah tiene actualmente un 60% de mormones y es, como podéis entender, uno de los estados más conservadores de EEUU.

Seguiría hablando porque la historia de las iluminaciones de Joseph Smith es digna de película (entre otras cosas Jesucristo fue a EEUU después de su resurección a predicar entre los indios) y la organización de dicha iglesia es apasionante, pero me extendería demasiado. Para acabar sólo recordaros que, como decía, tiene diversas ramas, como la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, que predica la poligamia. La serie de la HBO, Big Love, habla de ellos.

Y ya que estamos hablando de series, a modo de epílogo (nadie ha notado el cambio de tema), me gustaría hablar de la season finale de The Walking Dead, que acabo de ver.

Para mi ha sido un muy buen capítulo final, con muchísima acción y tensión y unos últimos minutos fantásticos. He estado leyendo por ahí y mucha gente se queja de que hay poca acción en la serie. Yo creo que no es ni debe ser una serie de acción. Ahora, me encanta que se gasten la pasta en capítulos como este. Yo, por otro lado, estoy encantado de ver capítulos como “Chupacabras” o “Pretty Much Dead Already”, mucho más psicológicos. No es la mejor serie del mundo, pero con “Community” el mejor entretenimiento semanal. Os dejo con la imagen de la que ha sido, para mí, la gran escena del capítulo:

Si esta imagen hubiera aparecido en alguna proyección en el festival de Sitges hubieran habido 2 minutos de aplausos… Desde aquí pido que la première de la 3ª temporada se haga en Sitges!

Saint Patrick’s Day

Hoy dormí hasta tarde. Llevaba planeando toda la semana hacer una escapada el fin de semana pero la predicción del tiempo es que iba a llover en cualquier lado que quisiera visitar así que me decidí a quedarme en Springfield. Aún me quedaban un par de cosas por hacer en la ciudad así que las hice. La primera era ir a comer a un restaurante de chili que estaba cerca de mi casa y al que aún no había ido. Así que me tomé un buen bowl en honor de mi papi, que le gusta mucho.

Y después me acordé que Don me había dicho que había una obra de teatro interesante en el teatro del centro, así que me fui para allá para comprar la entrada, pues no sabía a que hora la hacían. Mientras iba con el coche hacia el teatro empecé a darme cuenta que mucha gente iba de verde, como disfrazada. Al instante entendí que era Saint Patrick’s Day, pero como nadie me había avisado no sabía que hacían nada en el centro. Después de escabullirme entre las calles cortadas pude aparcar y ver la que se había montado…

Así que di una vueltica, me tomé un par de cervezas y me cansé rápido, como siempre. Además veía que, efectivamente, tal como había leído, se iba a poner a llover. Así que me volví a casa y acabé de ver la 1ª temporada de Mad Men. Definitivamente, si alguien tiene que empezar a ver algo y no sabe que, yo le recomiendo esta serie. Don Draper es, claramente, uno de los mejores personajes de la televisión actual. El show me recuerda bastante al formato de Six Feet Under, del que casi consideraría heredera: intimista, basada en las relaciones, envidias, inseguridades, infidelidades… A mi me encanta, además el toque kitsch de los 50 le da encima ese aura de grandeza. Ahora, es machista como ella sola, pero bueno, como eran los 50.

Cuando acabé, me fui al teatro y compré la entrada para Avenue Q (se me hace raro decir fui a comprar “la entrada”, es como si casi no se pudiera decir, como si sonara mal, como si tuviera que decirse en plural). Avenue Q es un irreverente musical basado en Barrio Sésamo, pero para adultos. De esta manera los equivalente de Epi y Blas, por ejemplo, son dos tipos compartiendo piso en el que Epi es gay y está enamorado de Blas. O el Monstruo de las Galletas es un tipo raro que no sale de su apartamento y está enganchado al ordenador.

La verdad es que tiene partes que son divertidas, pero la gente estaba exaltadísima y no creo que hubiera para tanto. Personalmente, la trama era una chorrada, eran como sketches sueltos de manera que se veía que no había un gran hilo argumental detrás, pero lo importante eran las canciones. Sorprendentemente entendí casi todo lo que decían, con lo que estoy contento, así que no era que no lo entendiera (vale, algunos chistes se me escapan, pero eso es normal, es como si yo hiciera un chiste sobre El Fary o Mourinho a los americanos) sino que simplemente no me encantó.

No obstante, Avenue Q fue un musical de Broadway que arrasó en el 2003, ganando los principales premios Tony. En España han hecho una versión en Madrid, de la que se pueden ver algunas piezas traducidas en Youtube que no están del todo mal.

Yo os voy a dejar con una de las canciones más divertidas de la versión americana, subtitulada, en la que canta el equivalente del Monstruo de las Galletas. Remember:

Grab your dick, and double click!

 

PS: Se puede ver casi todo el musical en Youtube, en castellano o en inglés subtitulado, aunque la calidad deja bastante que desear. Pero menos da una piedra. No obstante, ¡antes que ver esto tenéis que ver Mad Men!

Todo es marketing

Si hay una cosa que hacen muy bien los americanos es vender. Sobretodo venderse.

No se puede decir que sean malos, ni siquiera mediocres, en general hacen las cosas bien. Pero es que además las venden a las mil maravillas. Os preguntaréis a que viene esto ahora.

Pues primero de todo a que me he enamorado. Al principio era un poco reticente a ver Mad Men porque creía (erróneamente por el nombre) que iba a ser una serie de mafiosos, pero justo en el primer minuto de la serie ya me he sentido más tranquilo. Después de ver la cabecera de la serie aparecía esta fantástica frase:

Mad Men va de como los publicistas de los 50 vendieron a América y al mundo el Sueño Americano. Si el capítulo piloto fuera una película hubiera ganado todos los Oscar de ese año. Me ha parecido magnífico. En esos escasos 50 minutos entiendes perfectamente de que va a ir la serie: de la venta de humo, de la hipocresía, de las apariencias… Es decir, de los humanos.

Hay un fragmento que me ha encantado en el cual el prota (Don Draper, basado en un personaje real, pero bueno, toda la serie está basado en personajes y hechos reales) tiene un fantástico diálogo con una moza:

– I’ve never been in love.

– She won’t get married because she’s never been in love. I think I wrote that once to sell nylons.

– For a lot of people, love isn’t just a slogan.

– Oh, you mean love. You mean the big lightning bolt to the heart where you can’t eat and you can’t work and you just run off and get married and make babies. The reason you haven’t felt it is because it doesn’t exist. What you call love was invented by guys like me to sell nylons.

* (Oh, te refieres al amor. Tú hablas de ese gran destello al corazón durante el cual no puedes comer ni trabajar y sólo puedes huir de él casándote y teniendo hijos. La razón por la cual nunca has sentido eso es porque no existe. Lo que tú llamas amor fue inventado por tipos como yo para vender medias).

A lo que iba, que se venden muy bien. Lo decía porque el sábado di una vuelta por Springfield y fui a visitar la Dana-Thomas House del célebre arquitecto americano Frank Lloyd Wright. Si alguien no lo conoce de nombre seguramente, no obstante, conocerá sus obras, entre ellas las celebérrimas Casa de la Cascada y el Guggenheim de New York.

El señor Lloyd antes de hacer sus obras más famosas se dedicó a construir lo que por estos lares es conocido como Casas de la Pradera. Ésta que acabáis se construyó entre 1902 y 1904, así que tiene 110 años. Es innegable que es algo incomparable para la época de la que estamos hablando, pensad que, tal como decía el guía, la gente en esa época estaba acostumbrada a casas victorianas de techo muy bajo y con poca luz (no había electricidad aún) y una casa de este estilo, moderna, con 16 niveles (una especie de subplantas esquivadas por 3 o 4 escalones) y mucha luz era algo incomparable.

No se podían sacar fotos, pero por dentro es una pasada. Aún así hice unas cuantas pero no se ven muy bien, si alguien las quiere que me avise. La casa tenía un propio generador, salas enormes con diferentes trucos para que se viera más grande y hasta una pista de bolos en el sótano, todo perfectamente diseñado. Incluso los muebles los hizo él…

Y entonces pensé.

Tú ya has estado en una casa dónde el arquitecto había diseñado los muebles…

Oye, también sobre 1900 Gaudí había hecho esto:

De todos los edificios de Barcelona sin duda alguna la Casa Batlló es mi favorito. Y, efectivamente, fue construído entre 1904 y 1906, prácticamente en la misma época que la Dana-Thomas. No estoy por hacer comparaciones, porque no es justo y cada uno tiene su estilo, pero ¡por favor! ¡Que no me venga el pelagatos del guía a hablarme de vidrieras!

A lo que iba, que se venden muy bien y, sobretodo, protegen muy bien su patrimonio y se tienen en gran estima todo lo suyo. En la Dana-Thomas, guías voluntarios te explicaban la casa y actores amateurs te mostraban, vestidos de la época, como era la vida en la casa. De esta manera una criada nos abrió la puerta, estuvimos hablando con los vecinos mientras hacían sonar una gramola y nos sentamos a disfrutar de un par de mujeres que cantaban canciones populares de la época en la sala de música.

Lo venden todo tan bien que, después de que Lincoln fuera asesinado, compraron la casa en la que había vivido en Springfield. Como no tenían suficiente con eso, cuando un plan urbánistico decidió tirar al suelo las casas de los alrededores, el gobierno americano compró todos los terrenos circundantes a la casa de Abraham y creó una recreación de las casas de la época, de entre 1850 y 1860. Ahora es el Lincoln House National Historic Site (la casa de Lincoln real es la de la primera foto):

Sólo digo una cosa.

Ojalá nosotros hicieramos lo mismo.

California’12 (II): San Francisco

El miércoles, antes de que acabara el congreso, mi compi de viaje Vero y yo cogimos el avión bien prontito por la mañana y nos fuimos a San Francisco, San Paco como la llama un buen amigo mío. Estuvimos en la ciudad un par de días, el primero hicimos lo típico de coger el tranvía y estuvimos pateando la ciudad todo el día, yendo por las colinas, por Little Italy y por Chinatown.

La verdad que de las ciudades que he estado por aquí es una de las que tiene más encanto. Como mínimo es pintoresca, al lado del mar, con todas sus colinas y sus calles empinadas. De entre todas las calles una de las más divertidas y famosas es Lombard Street, una calle de tal inclinación que tiene 8 virajes, con tal de reducir la pendiente del 27% que tendría en ese tramo.

Luego seguimos paseando y llegamos a la puerte del más famaso Chinatown, aunque no el más “real”. Al volver a Springfield no me pude resistir y le pregunté a Rui qué pensaba acerca del San Francisco Chinatown. Me dijo que entendía mi pregunta (porque se la volví a formular, diciéndole si ese barrio representaba China de alguna manera…) y me dijo que sería más como una China de los 60. Como me daba la impresión que seguía sin entenderme le pregunté sino pensaba que era un poco falso, como un parque de atracciones. Finalmente, para mi asombro, me dijo que no mucho, así que la conclusión es que China realmente era así hace 50 años y a mi me cuesta entenderlo… Tendré que ir a China para comprobarlo.

Una de las cosas divertidas de estar ahí fue ir a una tetería china. Estuvimos hablando un rato con un hombre muy majo que había estado 3 meses en España viviendo en Almuñécar. Además el Uncle Jim, el dueño de la tienda era un monstruo, ¡como daba la chapa!

Por lo demás, es una ciudad que se ve agradable y en general nos hizo bastante buen tiempo. No soy bueno para las comparaciones pues vengo del midwest, pero la verdad que se veía una ciudad para pasar una o dos semanas. Primero porque tienes playas ahí al lado (aunque no puedas bañarte en general) y segundo porque hay unos parques naturales por los alrededores que bien se merecen una escapada. De hecho, ese era el plan. Yosemite (si nunca os habéis preguntado como se pronuncia en inglés, sabed que es [Iosémiti]) está “cerca” pero necesitas dos días como mínimo, así que cuando le pregunté a Don me comentó que existía Muir Woods, un bosque de secuoyas rojas muy bonito, pero no tan grandes como las gigantes de Yosemite (los árboles más grandes del mundo), como la que crece desde 1870 en el Claustro de las Escuelas Mayores de la Universidad de Salamanca.

La cuestión es que me hacía ilusión ir a Muir Woods pero al día siguiente se puso a llover, así que nuestro plan de coger el ferry, ir a Sausalito y a Muir Woods fue cancelado. Pero sólo momentaneamente. Así que al día siguiente, como llovía, visitamos el SFMOMA (…), pero luegó el día mejoró así que nos fuimos para la otra ribera de la bahía. El Ferry pasó por delante de Alcatraz y nos dejó en Sausalito, un pequeño pueblo residencial con unas casazas increíbles con vistas a SF, pero ir a Muir Woods era impensable. Así que paseamos un rato y me estretuve haciendo fotos a Alcatraz.

Luego finalmente cogimos el autobús y volvimos cruzando el Golden Gate para que un chino nos hiciera la típica foto. Si nunca os habéis preguntado porqué se llama Golden Gate (Puerta Dorada) si el puente es rojo, sabed que “Golden Gate” es también el nombre del estrecho en el cual el puente está construido, y recibe su nombre del estrecho en Constantinopla, llamado también la Puerta Dorada, ya que comunicaba Europa con Asia.

Os dejo más fotos de SF en un slideshow aquí debajo, espero que las disfrutéis. Mañana más, pero tengo que pensar si hablo del viaje o si comento el último capítulo de The Walking Dead… ¡por favor, que alguien me lo explique! ¿Cómo se contagian? Tengo una idea pero si fuera esa sería una novedad en el mundo de los ultramuertos… He tenido que revisar el final de un capítulo anterior (2×08, Nebraska) y creo que lo he entendido, ¡pero necesito discutirlo con alguien!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

By the way, es inevitable estar en SF y no pensar en esta canción y este video: