Archivo de la etiqueta: religión

La Barcelona de… Santa Eulàlia

Hoy quería saber porque el príncipe de Asturias lo es también de Girona y es duque de Montblanc, luego he pasado a la guerra de la Sucesión Española, al decreto de Nueva Planta, a Rafael Casanova y, finalmente, a Santa Eulàlia, la patrona desconocida de Barcelona (tiene dos).

Para los curiosos que quieran saber la correlación, durante la batalla de Barcelona del 11 de septiembre de 1714, Rafael Casanova (el de la calle) blandía la bandera de Santa Eulàlia para enardecer a los últimos barceloneses. Casanova fue herido, la batalla perdida y se instauró el decreto de Nueva Planta, que eliminó la Generalitat catalana.

Pendones de Santa Eulàlia.

Pero, ¿quién era Santa Eulàlia?

Según la tradición cristiana, Eulàlia fue una niña, educada en el cristianismo, que vivió en las afueras de la ciudad de Barcino, en lo que hoy es Sarrià, a finales del siglo III (290-303). Su trabajo en la casa de sus padres era cuidar de las ocas.

  • A mediados del siglo XV en el llamado “El Desert de Sarrià”, se levantó una capilla dedicada a Santa Eulàlia, en un lugar donde tradicionalmente se consideraba que había nacido y vivido la santa. Más tarde, en 1578, el lugar se cedió a los frailes capuchinos que hicieron un convento.
Vista de Barcelona desde el jardín de los Capuchinos. Durante el asedio de 1714 el convento fue ocupado militarmente, pero buena parte de los capuchinos se pudieron quedar en él para atender el servicio religioso y el lugar fue respetado. La vida de este establecimiento se prolongó hasta 1835, cuando la comunidad fue suprimida.
Posteriormente, el espacio de “El Desert” se adaptó como centro de beneficencia, que todavía existe. El lugar está en el actual Passeig de Santa Eulàlia, la continuación del Carrer Major de Sarrià.

Con 13 años, durante el período de persecuciones a los cristianos del emperador Diocleciano (284-305 dC), Eulàlia se escapó de su hogar y fue a buscar al gobernador de Barcino, Daciano, para recriminarle las represiones. El gobernador, ante la negativa de la niña a renunciar a la fe cristiana, la condenó a trece martirios, tantos como años tenía:

  1. Fue encarcelada en una prisión oscura.

    El carrer de l’arc de Santa Eulàlia, entre el Carrer Ferran i Boqueria, era el sitio donde se encontraba la prisión de la santa.
  2. Fue azotada.
  3. En el ecúleo (potro de tortura) le fue desgarrada la carne con garfios.
  4. Luego fue puesta de pie sobre un brasero ardiendo
  5. y le fueron quemados los pechos.
  6. Las heridas le fueron fregadas con piedra tosca,
  7. para luego arrojarles aceite hirviendo y plomo fundido,
  8. además de lanzarla a una fosa de cal viva.
  9. El noveno tormento, uno de los más conocidos popularmente, consistió en ponerla desnuda dentro de un tonel lleno de cristales, clavos y otros objetos punzantes, siendo lanzada por una calle en bajada.
    Actualmente, en el número 9 de la calle Baixada de Santa Eulàlia hay una imagen de la Santa, acompañada de unos versos de Jacint Verdaguer que evocan este tormento.

    La baixada de Santa Eulàlia se encuentra en la juderia (el call) del barri gòtic de Barcelona, muy cerca de la plaça Sant Felip Neri.
  10. Posteriormente, fue encerrada en un corral lleno de pulgas. De ahí que el día 12 de febrero, la fiesta de Santa Eulàlia, “les puces són més grosses i piquen amb més furia” (las pulgas son más grandes y pican con más rabia).
  11. Fue paseada desnuda por las calles de la ciudad
  12. hasta el lugar del suplicio donde fue crucificada en una cruz en forma de aspa.
    En la Plaça del Pedró (confluencia del Carrer del Carme y Hospital) la leyenda sitúa su crucifixión, habiendo una fuente con una estatua de la santa. La obra actual es de Frederic Marès y data de 1952, ya que la original, de 1673 se destruyó durante la Guerra Civil.

    Otra leyenda sitúa la crucifixión en la antigua explanada de La Boqueria. En el siglo XII, con la construcción de la nueva muralla, se ubicó una puerta de acceso a la ciudad, conocida como Portal de Santa Eulàlia, por estar junto a una ermita dedicada a la Santa. Desde 1900 una estatua de la santa, delante del mercado de La Boqueria, recuerda la ermita desaparecida.
  13. Finalmente, fue decapitada.

Según la leyenda, durante su cruxifición se produjo una nevada, tapando la pureza de su cuerpo desnudo. Al final de su oración de que el Señor la tomara a Su Reino, la gente vio volar hacia el cielo de su boca una paloma blanca.

En el 878 los restos de la santa, que estaban enterrados en Santa Maria de las Arenes (donde se encuentra la actual Santa Maria del Mar), fueron trasladados a lo que hoy es la Catedral.

En lo que hoy es Santa Maria del Mar, antes hubo una arena romana y luego la iglesia de Santa Eulàlia, que finalmente se llamó de Santa Maria de las Arenes (¿en honor al anfiteatro romano?).

Según la leyenda, cuando la comitiva que llevaba el arca llegó a la puerta de la ciudad, el sarcófago se volvió tan pesado que resultaba imposible moverlo. En ese instante, apareció un ángel que señaló con el dedo a uno de los canónigos de la procesión. Este, arrepentido, confesó que se había quedado un dedo del pie de la santa como reliquia.

La Plaça de l’Àngel (parada de metro Jaume I) debe su nombre al ángel que, según la leyenda, se apareció aquí a la comitiva. En 1456 se colocó en esta plaza una imagen de la santa que presidía el arco de acceso a la calle Baixada de la Llibreteria, entonces Portal de Santa Eulàlia. En 1618 se instaló en la plaza un obelisco coronado por un ángel de bronce, cuyo brazo señalaba a la imagen de la Santa. Ambas figuras se eliminaron en el siglo XIX, aunque en 1966 una réplica del ángel fue ubicada en un balcón de la plaza.

Una vez restituido el dedo mutilado, los restos pudieron cruzar las murallas y se colocaron en el actual sepulcro de la catedral. De hecho, la catedral  de Barcelona está consagrada a Santa Eulàlia y se llama la Catedral de la Santa Creu i de Santa Eulàlia.

Cripta de Santa Eulàlia en la catedral de Barcelona.
  • En el centro del claustro de la catedral se encuentra un jardín con magnolios, grandes palmeras y trece ocas blancas. Las trece ocas simbolizan los años a los que murió Santa Eulàlia y, el color blanco, su pureza. La santa, como os he contado, cuidaba ocas en la casa de sus padres.
  • Desde 1868 Santa Eulàlia comparte el patronazgo de Barcelona con la Verge de la Mercè y, en honor a ella, la ciudad celebra en el mes de septiembre su principal fiesta mayor. La cultura popular atribuye a las lágrimas de Santa Eulàlia, triste por el olvido de los barceloneses, las lluvias que a menudo deslucen las celebraciones de La Mercè.

No obstante, existen serias dudas sobre la historicidad de la vida y martirio de Eulàlia de Barcelona, pudiendo tratarse de una versión local de Santa Eulalia de Mérida. La leyenda de Barcelona reproduce, además del nombre, múltiples hechos y tormentos de la santa de Mérida, pudiendo tratarse de una duplicación de personalidad hagiográfica (la hagiografía es la historia de la vida de los santos).

Aún así, ¡visca Santa Eulàlia!

El Mississippi, Hannibal y Nauvoo

Si por algo es mundialmente famoso el Mississippi es por Mark Twain y sus dos personajes más célebres: Tom Sawyer y Huckleberry Finn.

Mark Twain (1835-1910) nació en Florida, Missouri, pero creció en una pequeña localidad de la ribera del Mississippi llamada Hannibal (Missouri), la ficticia St. Petersburg de ambos libros, unas 100 millas al oeste de Springfield.

Hannibal ha desarrollado con los años una bonita relación con el escritor, conservando las casas donde vivió y mostrando los supuestos lugares en los que se basan la mayoría de los hechos de sus libros como, por ejemplo, la valla que tiene que pintar Tom Sawyer y que, con una magnífica triquiñuela, hace pintar a otros niños haciéndoles creer que es todo un honor.

Otro de los sitios que se pueden visitar es la cueva donde Tom se perdió con su novieta Becky. La cueva (oportunamente llamada Mark Twain Cave) es una sucesión de estrechos pasadizos con grandes cantidades de murciélagos, entre cuyos residentes temporales se encuentra (y esto si que es verdad) el gran Jesse James, que dejó una de las múltiples firmas que tiene la cueva allá por el 1879 (la firma ha estado autentificada y se sabe que Jesse robó un banco en St. Louis pocos días después).

Como estaba avergonzado al no haberme leído ninguno de ambos libros me los compré allí mismo. En primer lugar porque son de esos clásicos que deben leerse y en segundo por una (hasta entonces desconocida) especial simpatía por Mark Twain. Dicha simpatía se debe, en primer lugar, a que mi principal modo de vida se debe a una frase que me encanta y que ignoraba que estaba atribuída al escritor:

It is better to keep your mouth shut and appear stupid than to open it and remove all doubt.

* Es mejor tener la boca cerrada y parecer estúpido que abrirla para no dejar ninguna duda (la otra frase parecida por la que me rijo, pese a no ser religioso, es “Dios nos ha dado dos orejas para escuchar más y una boca para hablar menos”).

En segundo lugar entra en juego uno de mis principiales axiomas de mi filosofía particular: la gente no cambia, no hay evolución. Al parecer, el Sr. Twain opinaba lo mismo hace unos 150 años:

A person’s nature never changes. What it is in childhood, it remains. Under pressure… it can partially or wholly disappear from sight, and for considerable stretches of time, but nothing can ever permanently modify it, nothing can ever remove it.

* La naturaleza de una persona nunca cambia. Lo que está en la niñez, permanece. Bajo presión… puede parcial o completamente perderse su pista, y por considerables lapsos de tiempo, pero nada puede nunca permanentemente modificarla ni hacerla desaparecer.

Después de comer en la ciudad, seguí mi ruta y me fui hasta Nauvoo (no confundir con Naboo malditos freakis, como yo también pensé), en hebreo “ser hermosa”, proyecto de comunidad utópica (se que proyecto y utopía hacen que sea un pleonasmo, pero no hay otra definición posible) y meca particular de los mormones.

Voy a intentar explicar brevemente que son los mormones pero os aseguro que es una tarea harto complicada:

  • La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, conocida popularmente como iglesia mormona, es una congregación religiosa cristiana fundada por Joseph Smith en el año 1830.
  • Sus fieles siguen las enseñanzas de Jesucristo, pero no se consideran parte de las tres vertientes tradicionales del cristianismo (católicos, ortodoxos y protestantes).
  • Su objetivo es restaurar el cristiano primitivo, ya que consideran que la iglesia católica apostató, es decir, dejó de seguir, tras la muerte de los «apóstoles originales», las mismas doctrinas, prácticas y ordenanzas de la Iglesia primitiva, debido a la introducción de creencias y prácticas paganas por influencia de las culturas griega y romana (cosa que, históricamente, es cierta).
  • Joseph Smith, después de un seguido de visiones de Dios y Jesucristo escribió el libro de Mormón, una especie de tercer testamento y se abocó a la tarea de difundir la nueva religión. Perseguidos y hostigados, marcharon hasta Ohio y Missouri donde consiguieron muchos adeptos y formaron varias comunidades.
  • Nuevamente perseguidos en lo que se conoce como guerra mormona de 1838, emprendieron un nuevo éxodo rumbo al estado de Illinois, que los recibió favorablemente fundando la ciudad de Nauvoo, habitada en aquel momento por 20.000 mormones.

  • Asesinado Joseph Smith por una turba enloquecida que quería a los mormones fuera de Illinois, la mayoría de éstos, bajo el mando de su segundo, se fueron de nuevo colonizando diversos terrenos inexplorados, fundando Salt Lake City (Utah), donde están los actuales centros administrativos.
  • Tras la muerte de Smith hubo, no obstante, múltiples escisiones y ramas de la vertiente original, cada una más rara que la anterior.
  • Utah tiene actualmente un 60% de mormones y es, como podéis entender, uno de los estados más conservadores de EEUU.

Seguiría hablando porque la historia de las iluminaciones de Joseph Smith es digna de película (entre otras cosas Jesucristo fue a EEUU después de su resurección a predicar entre los indios) y la organización de dicha iglesia es apasionante, pero me extendería demasiado. Para acabar sólo recordaros que, como decía, tiene diversas ramas, como la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, que predica la poligamia. La serie de la HBO, Big Love, habla de ellos.

Y ya que estamos hablando de series, a modo de epílogo (nadie ha notado el cambio de tema), me gustaría hablar de la season finale de The Walking Dead, que acabo de ver.

Para mi ha sido un muy buen capítulo final, con muchísima acción y tensión y unos últimos minutos fantásticos. He estado leyendo por ahí y mucha gente se queja de que hay poca acción en la serie. Yo creo que no es ni debe ser una serie de acción. Ahora, me encanta que se gasten la pasta en capítulos como este. Yo, por otro lado, estoy encantado de ver capítulos como “Chupacabras” o “Pretty Much Dead Already”, mucho más psicológicos. No es la mejor serie del mundo, pero con “Community” el mejor entretenimiento semanal. Os dejo con la imagen de la que ha sido, para mí, la gran escena del capítulo:

Si esta imagen hubiera aparecido en alguna proyección en el festival de Sitges hubieran habido 2 minutos de aplausos… Desde aquí pido que la première de la 3ª temporada se haga en Sitges!

Arthur, Illinois

Como está haciendo muy buen tiempo, el cielo está muy claro, he acabado el paper (está en revisiones internas) y sigo muy aburrido, el sábado hice otra pequeña excursión. No os diré a dónde iba para que os sorprendan un poco las fotos, pero me dirigía al condado de Douglas, a unas 80 millas al este de Springfield, a visitar las ciudades y los campos de Arthur y Arcola.

Como siempre (lo he hecho dos veces, pero ya es un ritual), cogí mi Mocca en el Starbucks y me dirigí hacia Decatur, pequeña ciudad de provincias que tiene como orgulloso/dudoso lema The Pride of the Prairie (El orgullo de la pradera). Decatur tendrá unos 80.000 habitantes y cada vez menos. La mayoría de ellos migran a Chicago o a la capital, Springfield.

Una de las cosas curiosas de EEUU son los nombres de los pueblos. Con extremada facilidad uno puede cruzar, en trayectos de menos de 100 millas, localidades de nombres tan evocativos como Seville, Pekin, Edinburg y Athens (todos son nombres reales de localidades de Illinois). Yo en este caso me dirigía a Paris, cerca del estado de Indiana. En esa carretera, tenía que coger un desvío en la localidad de Lovington que me introducía de lleno en el condado de Douglas. Éste era el cartel de bienvenida:

Cuidado, carros. No era lo único curioso de la zona, pues las carreteras americanas (no las autopistas) suelen ser bastante estrechas, sin arcenes. Éstas tenían unos arcenes enormes y de vez en cuando te encontrabas enormes desperdicios de caballo. Luego, al llegar a Arthur, no pude reprimirme en hacerle una foto al cartel de bienvenida a la ciudad:

Una ciudad de progreso… no se si el mensaje va con segundas… La cuestión es que fuí al centro de interpretación para que me dieran unos mapas y me informaran un poco. La mujer, muy amable, me comentó un restaurante y un par de tiendas. Al salir, vi que al lado del parking de coches había otro parking… ¡unas caballerizas!

Como muchos habréis sospechado ya (porque sois tipos listos), acababa de llegar a una comunidad amish. Y no, estas fotos no son de mentira, no están escenificando porque hubiera un festival, esto es real: existen, van en carro y viven como en el siglo XVII. Pero, ¿qué son los amish?

Como bien dice en la Wikipedia, son una agrupación religiosa cristiana anabaptista (abogan por el bautismo de creyentes, adultos, pues consideran que los niños son salvos y creen en el bautismo como símbolo de fe, la cual no manifiesta un bebé), conocidos por su estilo de vida sencilla, vestimenta modesta y tradicional y su resistencia a adoptar comodidades modernas. En resumen:

  • La mayoría habla un peculiar dialecto llamado alemán de Pensilvania.
  • Los Beachy Amish, más «progresistas», tienden a hablar en inglés en casa (la tienda donde compré mis quesos, mi pan y mis mermeladas se llamaba Beachy’s Bulk Foods).
  • El estilo de vida amish es dictado por un conjunto estricto de reglas, la Ordnung, que difiere entre cada comunidad.
  • Practican la no-resistencia (es decir, una forma de no violencia a ultranza) y no realizan servicio militar.
  • Durante la adolescencia o rumspringa(corretear), el comportamiento rebelde que normalmente resultarían en el rechazo en un adulto bautizado puede ser perdonado hasta cierto grado.
    • Al acabar el rumspringa, el joven elige entre el bautizo dentro de la iglesia amish o abandonar la comunidad.
  • No usan electricidad y, por lo tanto, no tienen electrodomésticos, ni televisión, ni radio ni internet.
  • El código de vestimenta para algunos grupos incluye:
    • la prohibición de los botones (relacionado con la negativa a las fuerzas armadas), permitiendo que sólo ganchos y ojales mantengan la ropa cerrada.

    • uso de sombreros con número de pliegues dictaminados por cada comunidad.

  • Un hombre amish estará siempre bien afeitado mientras permanezca soltero. Al casarse dejará que su barba crezca (los bigotes, como los botones, están prohibidos por ser vistos como símbolos del militarismo).
  • Los amish rechazan los seguros (incluyendo los médicos), confiando únicamente en el apoyo de su iglesia y su comunidad. En la reparación de graneros se reúne toda la comunidad para reconstruirlos en un solo día.
  • La comunidad Amish no tiene edificios religiosos, las celebraciones son de carácter privado en sus propias casas.
  • Debido a que la mayoría de amish provienen de los 4000 que se asentaron en Pennsylvania cerca de 1860, algunos sufren enfermedades genéticas debido a la endogamia.

Pues eso, que era fácil cruzarse con sus buggies y ver a los niños correteando por los jardines de las granjas o con los padres trabajando la tierra. Las palabras que mejor definen esta excursión son curioso y divertido.

Como bien supondréis, trabajar del campo no da para vivir muy bien actualmente. Muchos de los amish trabajan entonces en tiendas turísticas, en restaurantes… El nombre del restaurante al que fui a comer es Yoder’s Kitchen (si, tiene página web). Comí un pollo frito excelente (es difícil explicar las bondades del pollo frito a una panda de europeos que no lo han probado, pero os juro que en algunos lugares hacen un pollo frito increíble) y unas rebanadas con manteca de cacahuete y compota de manzana caseras que no tienen nombre (tengo un bote de manteca de cacahuete en casa que no me lo voy a acabar, pero éste que prové estaba buenísimo). Ahora, lo mejor era la manera en la que te avisaban cuando la mesa estaba libre…

¡Por wireless! Si es que el rechazo a la tecnología es muy relativo…

Os dejo las fotos del viajecito, ¡disfrutádlas!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ottawa, Ontario

Ottawa (fonéticamente sería algo así como [Ódaua]) y Gatineau* forman una conurbación que engloba a las dos ciudades, la primera es la capital de Canadá y ciudad de la provincia de Ontario (que no capital de Ontario, que es Toronto), la segunda es una especie de barrio de Ottawa, pero al estar al otro lado del río y formar parte de la provincia de Quebec, pues tiene consideración de ciudad independiente. Además, que una sea de Ontario y la otra de Quebec implica que en Ottawa se hace todo en inglés y en Gatineau todo en francés, pero bueno, se considera a Ottawa (la conurbación) la única ciudad bilingüe de norteamérica.

La ciudad está dominada por el edificio del Parlamento, erigido en la Parlament Hill, a una orilla del río Ottawa y al lado del canal Rideau, Patrimonio de la Humanidad y centro neurálgico de la vida invernal ottawense. Pero claro, mi visita a la capital del estado ha sido corta así que, como todo lo que se hace rápido, pues no ha salido bien: 1) no, no he visto a la Policia Montada del Canadá… sólo hacen el cambio de guardia en el parlamento en verano…. goddammit! y 2) aunque estaba en invierno y hacía frío, no hacía el suficiente (nunca pensé que querría que hiciera más frío), así que el canal Rideau no estaba convertido en la pista de patinaje más larga del mundo

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pese a esto, el día ha sido muy bueno, me he tomado muchos cafés bien calentitos, he comido un sushi delicioso en el ByWard Market, una especie de mercado/mercado al aire libre/centro comercial con un montón de restaurantes que estaba muy bien, y encima, mientras estaba paseando por la ciudad, he visto esto…

Mon dieu! Sacrebleu! Un museo del Civilization! Pero no, que decepción… Era simplemente el Museo de las Civilizaciones y, de todas ellas, principalmente la inuit… ¡Ni siquiera estaba el videojuego en la tienda del museo! No, ahora en serio, el museo estaba bastante bien, he estado un par o tres de horas paseando por ahí, era muy didáctico, y además tenía un exposición temporal digna de ser mencionada:

Era una especie de reflexión general sobre qué son las religiones, qué cosas tienen éstas en común y cúal es el impacto en la sociedad. La exposición estaba bien: sencillita, muy general y sin entrar en polémicas. La mejor parte era una en la que un miembro de cada una de las religiones principales explicaba cúal era el punto de vista de su religión de la vida después de la muerte:

Después he vuelto caminando desde el museo en Gatineau hasta Ottawa, he recogido mi mochila y me he ido hacia Montreal.  Y la verdad es que la bienvenida ha sido desastrosa, se ha puesto a llover a cántaros y me he quedado empapado… Además, mea culpa, no es que me haya equivocado dos veces de dirección, es que he ido dos veces en dirección contraria (quiero pensar que es porque había lluvia y quería ir rápido para no mojarme), de manera que un trayecto de 15 minutos lo he hecho en una hora.

¡Qué te he hecho yo, oh, mi adorada Montreal, patria de Arcade Fire y Cirque du Soleil! Pero no importa, seguro que mañana me tratarás mejor, así que como estoy en Montreal sólo puedo poner a un grupo en homenaje:

 

* El lema de Gatineau, evidentemente, no es el que pone en la Wikipedia “Ursus super montem ivit”, algo así como “el oso siempre va a la montaña”. A mi me parecía raro que tuviera algo relacionado con un oso así que lo busqué en Google y descubrí que algún graciosillo lo puso a modo de broma en la Wikipedia y ahora se ha expandido por la red como si nada… Vaya putada para los gatillazos, digo, gatinenses, digo… ¿gatitos?