Apología de… Sally Draper

Sally Draper (Kiernan Shipka) tiene la oportunidad de ser uno de los personajes más míticos de la televisión, superando incluso a su propio padre en la ficción, Don Draper. La cuestión para que acabe de convertirse en ese mito inigualable radica en si, definitivamente, la cadena AMC va a permitir ver el camino a la “perversión” (por no llamarlo madurez) al que puede someterse a la niña.

Dicha perversión es doble. Por un lado existe la hipotética perversión que puede sufrir el personaje -Sally-, por el otro existe la prácticamente inevitable perversión que puede sufrir (y creo que ya está sufriendo) la actriz -Kiernan.

Empecemos por la actriz. Kiernan tiene 12 años y lleva desde los 9-10 (hasta la tercera temporada su personaje no cobró un peso importante en la serie) creciendo entre las bambalinas de una serie punzante y real como es Mad Men y, por lo tanto, impúdica, infiel y lasciva. Kiernan se está convirtiendo además en modelo (tanto de ropa como en un icono infantil-juvenil), pues el estilismo de Mad Men supera a los propios creadores y se extiende por todos lados (para una muestra la foto de arriba). ¿Será capaz de sobreponerse a la fama que le está generando participar en la serie? ¿Será otra niña rota del estilo de la factoría Disney?

Por otro lado está la “perversión” del personaje, perversión que me encantaría ver. Tal como resume un artículo de El País, “fue en la cuarta temporada de Mad Men, coincidiendo con el divorcio de sus padres, cuando la mayor de los tres hijos de Don Draper y Betty Francis pasó oficialmente de niña a mujer: empezó a odiar a su madre, se cortó la melena como acto de rebeldía y le subió bruscamente la libido. Todavía corren ríos de tinta sobre su despertar sexual“.

Sally tiene actualmente 12 años. En la temporada pasada su personaje pasó a la notoriedad pública cuando, en un capítulo determinado, la niña era pillada mientras se estaba masturbando. La frase de su madre es reveladora, pese a que luego la psicóloga la tranquiliza diciéndole que es normal explorarse el cuerpo:

You don’t do those things, you don’t do them in private and you especially don’t do them in public!

Mad Men tiene la oportunidad única de mostrar paulatinamente el despertar sexual de una niña. Es no obstante, un tema escabroso y, posiblemente, hasta tabú. Pero no narrarlo no va a hacer que no exista. El ambiente de la serie, la época, la familia y la edad que tiene (12 años en el 66 serían 15 años en el 69 de Woodstock) fomentan que se narre, falta ver la forma en que se vaya a hacer, aunque no dudo en que vaya a ser elegante, como la serie.

Sally en el último capítulo emitido de Mad Men ve una felación entre dos personas que no son pareja. En la última escena del capítulo llama a su “amigo” y este le pregunta por cómo es la ciudad.

Sally responde con una sóla palabra:

Dirty.

Crecer es difícil y Sally lo está haciendo muy deprisa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s